martes, 15 de mayo de 2012

NEUROPEDAGOGÍA Y DESARROLLO INTEGRAL DEL ESTUDIANTE


Cuando uno habla del desarrollo de las habilidades cognitivas se plantea dos preguntas claves, una obvia acerca de ¿Qué es una habilidad cognitiva? Y la otra desde la mirada del docente ¿Cómo desarrollo esas habilidades? Antes de dar una respuesta directa, es bueno colocarse en el contexto respecto al sistema educativo frente algunas de las habilidades cognitivas que el Perú muestra a nivel mundial.
En el contexto globalizador, las pruebas de PISA para el año 2009, nos ubica entre 65 países inscritos, en el puesto 62 en lectura, 60 en matemática y 63 en ciencias. En las evaluaciones a nivel latinoamericano de SERCE, muestra que estamos ubicados por debajo de la media inferior de la región. Esto significa que la educación que se brinda no está logrando los desempeños propuestos. No me gustaría entrar en la discusión de si participar en PISA o Serce en bueno o malo, sino ir al hecho que las habilidades cognitivas en nuestro país deben de mejorarse ya que en la medida que estas se logran tendremos generaciones de estudiantes con una mejor calidad de vida.
Por ello un primer requisito es que nosotros los docentes nos renovemos, seamos capaces de adaptarnos a los nuevos retos y asumamos la importancia de innovar. Nuestra obligación es estar investigando todo el tiempo, ya que eso nos dará la mirada prospectiva que se requiere en la educación. Pensemos que recibimos un alumno a los seis años en la escuela y pasará entre once y doce años a nuestro lado, que le ofreceremos después de ese tiempo para enfrentarse a la vida. Por ello, se requiere que siempre tengamos la mente abierta al aprendizaje, en este punto la neurociencia nos dice que este tipo de conductas mantiene nuestro cerebro en forma.
Las habilidades cognitivas llevan a nuestro cerebro del recojo de la información a la construcción del conocimiento, la adquisición de nuevos conocimientos y la capacidad prospectiva. Después de presentar la importancia de las habilidades cognitivas y la necesidad de desarrollarlas en nuestros alumnos, presentamos uno de los conceptos más usados, el de Chadwick y Rivera que define las habilidades cognitivas como:
“un conjunto de operaciones mentales, que permiten que el alumno integre la información adquirida a través de los sentidos en una estructura de conocimiento que tenga sentido para él. Aprende no sólo al contenido sino el cómo lo aprendió”
¿Sobre que habilidades cognitivas debemos trabajar? A nivel mundial hay un consenso en el hecho que las habilidades cognitivas no pueden ir desintegradas de otro grupo de habilidades que le permitan un desarrollo integral del alumno y de la persona.
El año pasado se celebró una reunión organizada por el National Research Council, que reunía las principales instituciones de investigación, educación y tecnología con el objetivo de definir las grandes habilidades que se requerían desarrollar para este siglo. En diversas mesas de trabajo, finalmente se consensuaron tres grandes grupos o dominios de habilidades: Habilidades cognitivas, que incorpora la Solución de problemas no rutinarios, el Pensamiento crítico y el Pensamiento sistémico, habilidades interpersonales. Comunicación compleja, sociable, trabaja en equipo sensible a la cultura y atiende a la diversidad y Habilidades interpersonales, autónomo, manejo el tiempo, autodesarrollo, autorregulado, adaptabilidad, ejecutivo y prospectivo.
Cuando hablamos de la habilidad cognitiva para la solución de problemas, estamos considerando la habilidad para revisar y seleccionar una gran cantidad de información para identificar la que es pertinente para un buen diagnóstico, relacionar y reflexionar sobre el problema, proponer estrategias de solución, evaluar y reformular las estrategias, plantear soluciones creativas e innovadoras.
El pensamiento sistémico comprende la capacidad de conocer cómo funciona el sistema y cómo cada parte afecto al resto del sistema. Usa el análisis, la evaluación, el juicio para tomar decisiones. Aplica el pensamiento abstracto para diferenciar los elementos que intervienen en el sistema.
Detrás del pensamiento crítico están una serie de habilidades, cognitivas como la capacidad de aplicar el conocimiento a diferentes situaciones, formular inferencias, usar el razonamiento analítico y construir nuevos conocimientos.
Hasta este punto hemos logrado definir las llamadas habilidades cognitivas para el siglo XXI, ahora veremos como podemos aportar al desarrollo de las habilidades cognitivas desde nuestras aulas y obviamente desde nuestra experiencia docente. Pero antes debemos conocer también a la generación que atendemos, ya que eso nos garantizará un buen aprendizaje.
¿Cómo es la generación que atendemos y atenderemos? Nuestros alumnos pertenecen a la generación Googlera, lo primero que hacen cuando se les deja un trabajo es buscar en el motor buscador de Google, pero, ¿qué la caracteriza? Son alumnos que requieren de información multimodal (Videos, música, gráficos, esquemas, etc), son capaces de tener un procesamiento en paralelo al momento de realizar tareas simples (multitasking), su estilo para leer la información es por hipertextualidad y no necesariamente lineal, le gusta trabajar en red o grupos de cooperación en la constitución del conocimiento y se movilizan por el mundo en redes sociales de interés. Son parte de la era digital y de la información, pero requieren información de forma rápida, en paquetes cortos y al alcance de un “click”. Además de necesitar satisfacción inmediata de sus acciones. Exigen de los docentes que diversifiquen las actividades y hagan uso de metodologías activas. El juego debe formar parte de su actividad diaria, pero tal vez lo más importante es que son una generación con la cual debe darse un nexo afectivo para un buen aprendizaje.
En este punto, la educación viene incorporando una plataforma, la neurociencia que brinda un conocimiento del cerebro y el sistema nervioso que aporta comprensión a situaciones de aprendizaje y conducta, lo que nos permite replantear muchas de nuestras estrategias. ¿Cómo nos ayuda la neurociencia para promover el aprendizaje de las habilidades cognitivas? Los grandes aportes los vemos cuando la neurociencia nos dice que el aprendizaje se da porque las redes neuronales en nuestro cerebro establecen conexiones sinápticas, es más estas conexiones van cambiando, mantienen una plasticidad. En la plasticidad las sinapsis entre neurones replantean sus conexiones en función del tipo de estímulo, es más este proceso se mantiene a lo largo de toda la vida. Lo que significa que podemos seguir aprendiendo en la vejez. También nos dice que la madurez tiene una base fisiológica, está asociada al proceso por el cual las neuronas de nuestro sistema nervioso van cubriendo sus axones de mielina, la mielinizaición. En este esquema, la región frontal será la última en mielinizarse, por lo que las funciones asignadas, como el juicio, la visión prospectiva serán proceso que se darán mas lentamente frente a los procesos que tiene que ver con las emociones. Esto nos permite entender algunos aspectos del comportamiento adolescente y de algunas diferencias en los procesos de comprensión de la información en lo primeros años de vida. Este proceso de maduración del cerebro termina aproximadamente a los 20, pero depende realmente de cada persona.

El año pasado en diferentes revistas de neurociencia, los artículos o números especiales llamaban la atención sobre el hecho de que la manipulación de objetos es básica para el desarrollo del pensamiento abstracto, eso significa que debemos asegurarnos que entre nuestras actividades exista la manipulación y esto no solo en los primeros años, sino en toda la escolaridad.

Existen diferentes tipos de memoria, que están ubicadas en diferentes regiones del cerebro y estas funcionan de manera paralela o en línea, lo que obliga a pensar en estrategias pedagógicas diferentes en función de los tipos de memoria. Así mismo, para garantizar que el aprendizaje se de, es decir que pase a la memoria de largo plazo, los estímulos deben ser internos, tener repeticiones frecuentes y contar con la participación de la mayor cantidad de sentidos.
El sueño, el estrés y la nutrición vienen tomando mucha fuerza en el contexto educativo porque se ha visto que afectan de manera determinante el cerebro y en algunos casos con consecuencias irreversibles.
¿Cómo logramos desarrollar las habilidades cognitivas? Aquí es bueno detenerse a reflexionar acerca de nuestro desempeño docente en el aula y cuestionarnos acerca del tipo de docente deseo ser. Reflexionar sobre ¿Qué tipos de contenidos me toca desarrollar? ¿Qué herramientas tengo para construir actividades de aprendizaje? A continuación se presentan tres casos ¿Con cual te identificas? ¿Cuál es el que consideras lograría mejor las habilidades cognitivas? La situación inicial es que quieren que los niños trabajen el “reloj de arena”, para identificar los parámetros de tiempo. El docente A propone: Muestra a los estudiantes un reloj de arena y afirma que el tiempo necesario para que el reloj se quede sin arena depende de (…) y que los estudiantes van a ser capaces de ver esto por sí mismos. El docente B plantea: Los estudiantes deben observar, dibujar y describir un reloj de arena situado en la mesa, el maestro les pregunta que factores determinan cuánto tiempo le toma a la arena en agotarse. El docente C propone: Se presentan tres relojes de arena, con diferentes tiempos para quedarse sin arena. Los estudiantes, en grupos, observan, discuten, dibujan y describen el reloj de arena que tienen en frente. Luego, se les pide que construyan un reloj de arena con material reciclado, teniendo en cuenta las características distintivas de los relojes. Los estudiantes darán cuenta de esto y lo que hace que funcione un reloj de arena.
Desde la experiencia personal, una herramienta útil para trabajar las habilidades cognitivas es el usar una taxonomía, aquí se presenta Bloom que es una de las más validadas a nivel mundial, pero no es la única. La taxonomía como su nombre lo indica permitirá conocer los requerimientos en termino de habilidades previas para lograr la habilidad compleja deseada, por ejemplo, si se quiere que un alumno evalúe o emita un juicio crítico, debió antes analizar, aplicar, contrastar e identificar. Lo ideal sería que haya un consenso entre todos los docentes para usar una sola taxonomía en el centro educativo.
Los momentos que sigue el cerebro para el aprendizaje, desde la mirada de la neurociencia: Preparación, adquisición, elaboración, formación de la memoria e integración funcional, deben tener su contraparte en el proceso que seguimos para diseñar los aprendizajes de nuestros alumnos. Preguntas cómo ¿Para qué queremos que aprendan? ¿Qué contenidos aprenderán? ¿Cómo lo van a aprender? ¿Cuándo sabremos que lograron el aprendizaje? ¿Qué tan bien lo saben? Y ¿Saben aplicar el aprendizaje al entorno? Nos dan la pauta para identificar esos momentos del proceso de aprendizaje de nuestros alumnos durante la planificación de nuestras sesiones de aprendizaje o unidades didácticas.

Finalmente, hay una gran variedad de estrategias que sumadas nos permiten lograr el cómo lograr las habilidades cognitivas. Por ejemplo aquellas que surgen de trabajar con temas significativos de día a día, situaciones problemáticas, aprendizajes basados en problemas, diversas propuestas en red (webquest, blogs, wikis,etc), proyectos significativos dirigidos, debates, etc. Es importante introducir en la variedad de actividades aquellas que son significativas, lúdicas, musicales y experimentación, etc. Y que incorporen las tecnologías que hoy nuestros adolescentes dominan.



lunes, 21 de febrero de 2011

Clausura de "Construyendo Aulas Democráticas"

CON ÉXITO CULMINÓ FASE I Y II DEL PROGRAMA “CONSTRUYENDO AULAS DEMOCRÁTICAS”-UCAYALI


El Programa de Formación docente “Construyendo Aulas Democráticas” es una propuesta de formación docente en ciudadanía y valores democráticos que se inspira en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Carta Democrática Interamericana de la OEA.

Concluyendo con éxito el pasado viernes 18 del presente en las instalaciones de la I.E. Nº 65002 “Auristela Dávila Zevallos” la fase I y II de capacitación a 70 docentes de la Región Ucayali, inscritos en este programa que busca la formación de docentes a distancia sobre la Carta Democrática Interamericana y la Enseñanza en Valores y Prácticas Democráticas se enmarca en los diversos mandatos de la OEA para la promoción de una cultura democrática en el continente americano.

El programa se viene desarrollando en Ucayali desde el año 2009 donde participaron 7 instituciones educativas. En el año 2010 se han formado 12 comunidades de aprendizaje, teniendo como tutoras a las profesoras de la región Lic. Clotilde Sánchez Ríos y Lic. Blanca Niño Muro, el curso ha promovido la elaboración de 13 proyectos de aulas democráticas, que beneficiará a instituciones de los tres niveles inicial, primaria y secundaria.

La actividad consistió en la exposición de los Proyectos a través de la Feria que se realizó para tal fin, resultando seleccionados el Colegio “San Fernando” y la I.E. Nº 65002.

FERIA DE PROYECTOS

Prof. Getrudes Soria.

Getrudes y Daniel acompañado de Milagritos Salas A.

I.E. Seleccionada en la Feria de Proyectos. ¡Felicitaciones!


Comunidad "Tolerancia"-Ucayali


martes, 15 de febrero de 2011

Presentación del Proyecto

                                    
A continuación les presentamos el Proyecto de la I.E. 64911 “Oswaldo Lima Ruiz”